Un paseo por Bodegas Mendoza

  • La III Enoescapada Mendoza’s Experience tuvo lugar los días 17, 18 y 19 de abril en la Bodega Enrique Mendoza de Alfas del Pí.

Bodega MendozaAntes de acercarnos nos aseguramos que la información recibida a través de la “Despensa de Andrés” era totalmente exacta, no había que reservar, solo ir y disfrutar, por primera vez, de esta ENOESCAPADA que la bodega organiza desde hace tres años.
Llegamos relativamente pronto, sobre las 11:30 de la mañana y tras pagar los 5€ que anunciaba en la publicidad, teníamos una copa en la mano y un ticket – el nº 01071- que nos permitía empezar a probar un buen número de vinos.

Nosotros queríamos aprovechar la mañana y tras seguir los consejos de una empleada de la casa, pasadas las primeras dos horas, procuramos no seguir la lógica y movernos en sentido contrario a los demás. Al principio había gente aunque nos podíamos mover con mayor o menor facilidad pero cerca de las 13:00 la cosa se puso más dificil.

Primero probamos un blanco joven Chardonnay y un Pinot noir crianza con los quesos de la “Despensa de Andrés”. El tercero “viñedos mágicos” una edición limitada que este año que consistía en un coupage de Cabernet/Garnacha / Monastrell mientras dábamos una vuelta por la bodega. Visitamos el taller de “Cata de Aceite”, que ayudó a hacer pared. Pasamos a divertirnos con un sumiller muy especial que nos ofreció un curso de cata “distinto”. Allí cayó un cuarto vino, Estrecho.

Decidimos hacer un alto por lo que nos pasamos al el stand de El Xató. Bocadillo de ternera y más pared, y con él nos bebimos otro Estrecho y Santa Rosa. Era la hora del aperitivo pero nosotros habíamos comido. De ahí pasamos a una zona de la bodega donde se elaboraba en directo unos bombones, con un interior muy Mendoza confeccionado con diferentes variedades tintas de la bodega y ofrecían el moscatel Dolç.

Se podía ver gran variedad de personas, mucho extranjero y mucho español. Gente de todas las edades. Con niños y mucho bebé. Un bebé es fácil de llevar, pero a las 14:00 había que pedir permiso para desplazarse. Los niños de otras edades no tenían no tenía espacio para correr, aunque eran los menos. Un agobio para ellos y para sus padres. Emulando el nombre de la película “No es lugar para niños”, y sí se va con ellos no es recomendable estar mucho tiempo.
Lo mejor es ir con un grupo de amigos entre 4 o 6. Si queréis estar juntos, organizaros, mientras que unos van a por los vinos que los otros guarden un espacio para poder apoyarlos, poner un sitio de citas por si te extravías. Puede pensarse que es una exageración ya que la bodega no es demasiado grande, pero hay mucha gente y puede suceder.


No pudimos terminar todas las variedades que se ofrecían. Dejamos Talleres Barrica 220 vs 500 que consistía en probar un vino conservado en barrica de 220l y el mismo, pero en barrica de 500l, para ver la diferencia entre ellos. Tampoco probamos Talleres Suelos, un vino de la misma uva con cepas cultivadas en distintos terrenos: arenoso y piedra, para ver la diferencia que el terreno aporta a la uva. Aunque las copas se sirven medidas -algo lógico dado el precio- no entraba más, por lo que optamos por beber con moderación y dejar algo para la próxima. La experiencia fue buena.


El próximo año sabremos cómo funciona, he iremos preparados. Por lo pronto, ir antes. Después dosificar las copas y el tiempo. Unos quesos con dos copas. Una tercera para el camino. Pequeña excursión por los alrededores, vuelta y cuarta copa. La quinta y la sexta con el “bocata” o la paella – que olía bien-. Otro plato de quesos en plan postre con alguno de los vinos que nos recomiende Andrés -probablemente el dulce- y terminar con algún tinto con cuerpo para los bombones.
Eran aproximadamente las 14:00 cuando, tras descansar un rato sentados en una bancada, decidimos retirarnos en perfecto estado. Faltaban dos horas para cerrar las puertas y seguía llegando gente. Cuando salimos estaban repartiendo el ticket nº 02222. ¡Unas 1.100 personas habían venido después y todavía seguían entrando!


Lo que sí puedo asegurar es que pasamos un estupendo día de campo entre viñedos y nos gustó la experiencia. Está claro que el próximo año ¡¡repetimos!!

Texto y fotos Begoña Hernández

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bodegas, Opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s